Para una mejor experiencia, mantenga su navegador actualizado. Compruebe aquí las versiones más recientes.

Estudio de caso real

Los contadores Auto-Adjust de Sensus evitan un sobrecoste de 47 000 USD

La importancia de proteger la reputación de la empresa

La historia

Una gran empresa de suministro de gas instala un contador Auto-Adjust Turbo (AAT) de Sensus para un cliente comercial y descubre por sorpresa un montón de hojas secas y otra suciedad en la tubería. Pero el modelo AAT está diseñado pensando en todo lo que pueda surgir, y avisó a la empresa de suministros para que corrigiera el problema. Al final, el contador ahorró al cliente un coste extraordinario de 47 000 USD y la empresa de suministro de gas demostró su reputación de emitir facturas precisas.

El desafío

Cualquier empresa que se dedique a medir grandes volúmenes de gas sabe que hay tuberías con problemas de flujo que no se ven a simple vista. El mantenimiento del sistema y las comprobaciones periódicas pueden prevenir algunas imprecisiones de las lecturas, pero no siempre. Si un contador no lee correctamente, la empresa de suministro está facturando a sus clientes por debajo o por encima del consumo realizado. En cualquier caso, uno de los dos sale perdiendo.   La empresa de gas necesitaba una solución que garantizara la precisión continua de las lecturas en todas las circunstancias. También querían una solución que les avisara de los cambios y de posibles problemas. Es importante recibir este tipo de avisos antes de que la situación afecte a los clientes o genere un problema que sea costoso para la empresa de gas.

La solución

La empresa de gas acudió a Sensus para realizar una prueba piloto del contador Auto-Adjust Turbo con un cliente muy valioso. En el marco de este programa piloto, representantes de Sensus y de la empresa de gas visitaron las instalaciones para garantizar que el contador y el corrector turbo funcionaban bien desde el principio. El equipo utiliza el algoritmo del AAT, incluido en el instrumento, para comprobar la precisión del contador y de la instalación; el contador arrojaba valores de aproximadamente un 1,5 por ciento por encima de la calibración de fábrica. El contador había cumplido su labor, pero esta lectura de ajuste también indicaba que existía un problema. El equipo empieza a investigar. En primer lugar, comprobaron que las tuberías que entraban al contador cumplían las normas de configuración, y que el contador estaba instalado correctamente y bien lubricado. Seguidamente, decidieron desmontar la base de un filtro aguas arriba para limpiarlo y examinarlo. Y así descubrieron al sospechoso: la suciedad y las partículas acumuladas en el filtro (suficiente para llenar un cubo de 20 litros por la mitad) no podían avanzar aguas abajo, pero el filtro interior estaba tan contaminado que el perfil de velocidad era anómalo, posiblemente había remolinos positivos, formación de chorros, o una combinación de ambas anomalías. La magnitud de este perfil de caudal no uniforme era, como ya habrá adivinado, de aproximadamente un 1,5 por ciento. Sin el contador AAT de Sensus, la empresa de gas habría tardado varios meses, quizás años, en descubrir el problema. Y le habría facturado al cliente una suma sustancial en exceso.

Cuando se instala un contador AAT de Sensus, se verifica su funcionamiento respecto a la calibración de fábrica mediante la comparación de las lecturas Delta-A de la instalación y los valores Delta A de fábrica. Mientras continúa en servicio, el contador se verifica constantemente respecto al valor de calibración de fábrica.

La conclusión

Posiblemente, cualquier otro contador habría sobrefacturado al cliente en un 1,5 por ciento, por un valor de 47 000 USD. Si el error se hubiera producido al revés, sería la empresa de gas la que habría perdido ingresos. El programa piloto que esta empresa de gas llevó a cabo con el contador AAT de Sensus demostró sus numerosas ventajas, pero este incidente sirvió para promover la instalación de más contadores AAT.   «Por supuesto, siempre puede salir algo mal, pero los contadores AAT dan tranquilidad a las empresas de suministros públicos, a las empresas de distribución, a los usuarios finales y a los clientes», explicó Paul Honchar, Director General de Productos de Sensus. «En este caso concreto, el contador nos avisó de la existencia del problema y la empresa de gas se libró de las consecuencias y de las secuelas de una facturación incorrecta». La empresa de suministro público está pensando en instalar más contadores AAT en su sistema. Además de ofrecer lecturas de precisión y alarmas, la empresa de suministro público justificó su decisión empresarial en el ahorro de tiempo y en la mejora de la eficiencia operativa. «El mantenimiento periódico admite ahora plazos más largos, posiblemente hasta que el mismo contador indique que es necesario», añadió Honchar. «Cuando surge algún problema, los contadores avisan a la empresa de gas y las lecturas se ajustan conforme a la precisión de fábrica. A partir de ahora, cuando caigan hojas de los árboles, no tenemos que preocuparnos por perder dinero».

Descargar PDF

Please select your preferred language:

English Deutsch Français 日本語 Español 简体中文