Para una mejor experiencia, mantenga su navegador actualizado. Compruebe aquí las versiones más recientes.

Estudio de caso real

El distrito de aguas de Kennebec, Maine (EE. UU.) instala una red de base fija y contadores de agua inteligentes (Smart Water Meters) de material composite

Un distrito elimina los cables y el plomo de su red de agua

El distrito de aguas de Kennebec (KWD) del estado de Maine, fundado en 1899, tiene el honor de ser el primer distrito de aguas que se formó en Estados Unidos. En la década de 1980, KWD fue una de las primeras empresas de suministro de agua que introdujo la tecnología de lectura automática de contadores entre sus clientes con ayuda del sistema TouchRead® de Sensus. Hace poco, Kennebec mejoró el sistema con tecnología de lectura completamente automática de contadores que transmite los datos sin cable desde los contadores hasta la base de datos centralizada de KWD.

La historia

KWD suministra agua para uso doméstico, comercial y de extinción de incendios a una población de más de 22 500, con cerca de 7800 instalaciones domésticas y casi 1000 clientes comerciales. La demanda media de agua en el distrito de Kennebec es de cerca de 5000 millones de litros (1200 millones de galones) al año procedentes del lago China, con una extensión superior a 15 km2 (6 millas cuadradas).

El desafío

El personal del distrito de aguas sabía que el proceso de lectura manual de los contadores requería mucha mano de obra y era ineficiente, ya que era necesario visitar periódicamente el lugar de instalación de cada uno de los contadores. Los datos se obtenían por medio de un ordenador de tamaño manual a partir de la pantalla táctil del contador, que suele estar en la parte exterior de la estructura. Además, los gerentes de KWD buscaban una solución de gestión del agua que fuera inteligente y eficiente, y que además cumpliera las nuevas normas relativas a materiales.

La solución

KWD se asoció con Sensus y con los especialistas en gasoductos Everett J. Prescott, Inc. en un proyecto de tres años para instalar un sistema de infraestructura avanzada para contadores (AMI) de base fija que impulsara la eficiencia con ayuda de la comunicación bidireccional. KWD empezó además a sustituir los contadores con cuerpo de bronce por contadores Sensus iPERL™, que no contienen plomo, están fabricados en materiales composite, y además cumplen la normativa reglamentaria. KWD prevé que para 2013 se habrán montado transmisores SmartPoint ™ en todos los contadores ya instalados, y la transición de todos los contadores a modelos iPERL se llevará a cabo a lo largo de un periodo de diez años. Los contadores iPERL ofrecen ventajas tecnológicas que los distinguen de los contadores de bronce tradicionales. En primer lugar, los contadores son más precisos y fiables porque no contienen piezas móviles. Además, son más sensibles a los cambios del caudal y menos susceptibles a las temperaturas. En conjunto, ofrecen más precisión a lo largo de su vida útil y cumplimiento normativo.

Además, los contadores iPERL ofrecen comunicaciones bidireccionales por medio de la red Sensus FlexNet™. El sistema AMI se comunica con transceptores de radio SmartPoint que se montan sobre las pantallas táctiles externas de los contadores. El sistema recopila los datos de consumo de agua y los transmite a una unidad central de procesamiento situada en la oficina de KWD varias veces al día, con lo que se elimina la necesidad de acudir en persona a obtener las lecturas de los contadores. Datos recopilados: mediciones de estado, consumo y diagnóstico.

KWD empezó a evaluar tecnologías de lecturas automáticas hace unos cuatro años, explica Jeff LaCasse, director general. «Al principio pensamos en los sistemas de radiolectura drive-by que utilizan otras empresas de agua importantes, pero con esos sistemas todavía hacía falta alguien que condujera relativamente cerca de cada contador y recopilara los datos en un ordenador portátil a través de una señal de radio», añadió. «El sistema Sensus es un método más rápido y fácil para recoger más datos, y además envía la información automáticamente a nuestra base de datos de KWD. Además, la red abarca todo nuestro territorio con solo tres unidades de transmisión, lo que ayuda a controlar los costes del sistema», afirmó LaCasse.

En un plazo de nueve meses, se instalaron dos recolectores de estación base y más de 3000 terminales transmisores. Está previsto que la tercera estación base entre en funcionamiento en 2012.

Los resultados

KWD empezó a notar mejoras en la atención al cliente y en la eficiencia operativa cuando comenzaron las lecturas diarias de los contadores equipados con terminales de red de base fija. En lugar de realizar una monitorización trimestral mediante lecturas y evaluaciones manuales, cada unidad FlexNet transmite los datos de los contadores varias veces al día hasta el sistema informático de KWD, que está programado para emitir automáticamente una alerta si el consumo es elevado o fuera de las pautas comunes. KWD utiliza la visibilidad automatizada de los posibles problemas para identificar fugas, problemas de retroflujo o posibles manipulaciones fraudulentas de los contadores, lo que ayuda a los clientes a mitigar el desperdicio de agua, el cobro de tarifas excesivas y posibles daños en las propiedades.

En un caso, explica Mike O’Brien, jefe del servicio de atención al cliente de KWD, un cliente descubrió que el consumo doméstico de agua era excesivo. «Si no hubiera estado instalado el sistema AMI, no nos habríamos enterado de lo que estaba pasando», afirmó O’Brien, «pero el sistema nos alertó del consumo en horas no habituales, y lo que pasaba es que el cliente tenía una fuga en la cisterna del cuarto de baño por la que se perdían cientos de litros de agua».

En el aspecto operativo, el sistema AMI ha reducido las necesidades de transporte y de mano de obra. «El sistema se puede pagar simplemente quitando los vehículos necesarios para realizar las lecturas manuales», explicó LaCasse, «además, aunque ya no tendremos necesidad de personal para realizar la lectura manual de los contadores, con las jubilaciones de empleados quedarán vacantes otros puestos que podremos cubrir con la persona que actualmente se encarga de las lecturas de los contadores».

Ahora, KWD puede resolver tareas de servicio técnico, como por ejemplo las lecturas de contadores antes de transferir la propiedad de un inmueble o los cambios de residente, desde sus propias oficinas en lugar de tener que perder tiempo en realizar visitas presenciales.

El sistema AMI también tiene un efecto positivo en otros ámbitos, no solo en atención al cliente y en operaciones. Por ejemplo, prescindir de la flota de lectura de contadores reduce notablemente el consumo de combustible y la huella de carbono de KWD. Desde el punto de vista de la gestión de riesgos, el sistema AMI es eficaz para eliminar los riesgos de seguridad inherentes a la lectura física de los contadores, que acarrea un alto riesgo de lesiones.

La respuesta de los clientes

En términos generales, la respuesta del público ha sido positiva, en parte porque los responsables de KWD comunicaron a sus clientes todas las ventajas y todos los detalles de cada fase del proyecto. También se respondió a los asuntos relativos a la protección de datos; se explicó que la red de Sensus únicamente recopila datos de consumo de agua y que los transmite directamente desde el terminal hasta la base de datos de KWD. La mayor parte del tiempo, el sistema AMI está desocupado, «dormido», hasta que el ordenador de KWD solicita una lectura, algo que suele ocurrir cuatro veces al día durante un periodo de tiempo muy breve. La transmisión de datos de cada terminal a la base de datos de KWD se realiza en milisegundos, literalmente 0,04 segundos, prácticamente lo que dura un parpadeo.

KWD ofrece a los clientes la opción de mantener las lecturas manuales en lugar de incorporarse al nuevo sistema. No obstante, después de haber instalado más de 3000 unidades hasta hoy, solamente siete usuarios han optado por no renovar el equipo, algo que demuestra a todas luces la aprobación de los clientes en relación con este nuevo sistema mejorado.

La conclusión

Cambiar la frecuencia trimestral de las lecturas de contadores manuales a un sistema automático diario ha permitido al distrito de agua de Kennebec cuidar mejor los recursos y controlar el consumo por parte de los usuarios. Con la adopción de los contadores iPERL aumenta la cantidad de datos recopilados por la red, lo que ayuda a KWD a cumplir los requisitos normativos relativos a los materiales permitidos en la fabricación de los contadores.

KWD lleva más de un siglo aplicando medidas que garanticen la mejor atención posible a sus clientes y la gestión profesional y eficiente de sus operaciones. La transición a una red de comunicaciones bidireccionales hace posible la recopilación eficiente y puntual de datos del consumo de agua y aporta puntos de vista que descubren nuevas oportunidades de mejorar para esta organización centenaria.

Descargar PDF

Please select your preferred language:

English Deutsch Français 日本語 Español 简体中文