Para una mejor experiencia, mantenga su navegador actualizado. Compruebe aquí las versiones más recientes.

Estudio de caso real

El condado de Chesterfield integra FlexNet para ahorrar capital y recursos hídricos

CCRWC utiliza la red de comunicaciones FlexNet® para atender un territorio de más de 2000 km2 (más de 800 millas cuadradas), principalmente explotaciones agrícolas y avícolas, y unos cuantos pueblos diseminados. Servir un territorio rural tan extenso con 22 000 habitantes es, precisamente, uno de los desafíos existentes. Es un territorio de colinas, con una diferencia de altitud de 215 m (700 pies) desde el noroeste al suroeste (por no mencionar que el 30 % de la extensión son parques nacionales y federales), y los responsables de la compañía de aguas CCRWC tienen que estar al tanto del impacto medioambiental de sus operaciones.

El director general de la empresa Charlie Gray dice que gracias a FlexNet es posible rendir cuentas en cuestiones medioambientales, y mucho más. El sistema reduce el consumo de combustible y la huella de carbono de la empresa, al tiempo que mejora la integridad de las instalaciones y la satisfacción del cliente. Muchas veces, las fugas tardan incluso menos de seis horas en detectarse, en comparación con las semanas o meses que se tardaba antes de la implementación. Los agentes de atención al cliente de CCRWC ahora pueden advertir a los clientes de la presencia de fugas, con lo que se ahorra tiempo y recursos, además de reducir al mínimo los daños, los costes y las consecuencias negativas. En general, para Gray, la instalación de la red FlexNet solo ofrece ventajas para la empresa, para los clientes y para el medio ambiente.

Merece la pena conocer la historia de cómo CCRWC consiguió amortizar la inversión realizada en FlexNet. Antes del cambio, CCRWC utilizaba un equipo de seis lectores de contadores que utilizaban dispositivos de tamaño manual TouchRead de Sensus para los procesos de lectura y facturación. Los gerentes sabían que un sistema de base fija abriría un inmenso abanico de posibilidades que mejorarían la atención al cliente y permitirían ahorrar dinero. Se realizó un proceso de selección con licitaciones.

 

Tenemos un sistema rural enorme con poco más de 7000 terminales; era una cuestión de supervivencia y vimos que la tecnología de base fija nos ahorraría dinero además de materializar otras ventajas para nuestros clientes. Analizamos varios sistemas drive-by y de base fija, pero al final estaba claro que el sistema FlexNet era el único que cumplía todos los requisitos”, comenta Gray. “Lo que más nos atraía era el número de receptores necesarios, el radioespectro con licencia y la potencia de salida de los módulos SmartPoint. Pero lo que de verdad nos hizo decantarnos por este sistema fueron los 20 años de duración de la batería. Para nosotros, era una ventaja increíble.

 

El sistema FlexNet de CCRWC incluye 14 estaciones base de gateway de torre (TGB). “Ninguna otra tecnología se acercaba a esa cifra. El que más se acercaba necesitaba más del triple de receptores”, explicó Gray.

Gray añadió que Sensus llevaba ya tiempo trabajando con CCRWC, y que eso también fue un factor esencial a la hora de optar por FlexNet. “Sensus siempre ofrece el máximo respaldo a sus productos. Por su atención al cliente, por su fiabilidad y porque sabemos que nunca nos quedaremos desfasados a medida que evolucione la tecnología; todos estos motivos nos llevaron a tomar esta decisión”.

En colaboración con Ferguson Waterworks, el distribuidor de zona, implementamos el sistema FlexNet en los contadores que teníamos activos. Se incluyeron en el programa los contadores inactivos para que el sistema FlexNet pudiera supervisar cualquier consumo no autorizado, buscar fugas y localizar el emplazamiento físico de cada contador inactivo. Para poder abarcar el área de parque natural, CCRWC alquiló terreno de un propietario de una cooperativa, donde se instaló una antena y una torre TGB. CCRWC utilizó dos transmisores monopolo, ya que no se podía utilizar una torre normal en el parque nacional.

CCRWC ya disfruta de las ventajas en relación con los costes que había previsto con la implementación de FlexNet, a saber:

Ahorro en gastos de vehículos, gasolina y mano de obra gracias a la eliminación de las lecturas, la repetición de lecturas y las puestas en marcha e interrupciones del suministro. Antes hacían falta tres vehículos, cada uno de ellos con dos agentes, y aproximadamente 12 días para leer todos los contadores, además de los viajes que había que repetir porque las lecturas eran demasiado altas o dudosas, y podían ser contadores del sistema antiguo situados a 50 km de distancia (30 millas). Ahora, todos los contadores se leen con una precisión del 100 % en dos minutos o menos, y directamente desde las oficinas de CCRWC. Se reduce el seguro de riesgos laborales de los empleados. El personal de campo de CCRWC tenía el índice de riesgo más alto de todos los empleados, ya que estaba expuesto a accidentes, lesiones y ataques de animales. Dado que ya no es necesario realizar la lectura presencial de los contadores, la prima del seguro ha caído en picado. Se elimina prácticamente el agua no registrada. Como CCRWC compra el suministro de agua de otra empresa de suministro que extrae el agua del acuífero conocido como Mid Middendorf, el agua que se pierde en las fugas al final la acaba pagando CCRWC. En cambio, ahora las fugas suelen detectarse (y corregirse) en cuestión de horas. El consumo de agua no autorizado se detecta asimismo en cuestión de horas, con lo que CCRWC puede facturar a clientes que anteriormente podrían haberse aprovechado sin que se detectara.

“Tenemos ordenadores en casa y podemos leer nuestros contadores desde cualquier lugar de Estados Unidos”, explica Gray. “El sistema lo supervisa una persona a diario”. Los responsables de empresas de suministros están encantados de comentarnos las ventajas económicas del sistema FlexNet, y Gray no es una excepción. “FlexNet destaca por los ahorros en costes. No hemos absorbido ningún cliente ni hemos ampliado nuestro territorio porque no ha sido necesario”, añadió. Este tipo de historias reales que nos muestran cómo FlexNet ha mejorado la vida de los habitantes de esta comunidad rural de Carolina del Sur son las que resaltan las capacidades del sistema.

Antes de la existencia de FlexNet, las fugas se descubrían cuando una factura se disparaba o cuando directamente aparecía una corriente de agua. Si ese hubiera sido el caso en un enero inusualmente frío como el del año 2009, la fuga habría destruido la vivienda de un cliente. Una pareja de edad avanzada tenía una casa deshabitada en la que reventó una tubería colgada del techo un sábado por la mañana. Cuando el controlador de Controller Gale Griggs echó un vistazo a las lecturas esa mañana, inmediatamente se dio cuenta de que el consumo se había disparado, y en menos de dos horas ya había cortado el suministro a la casa. Los daños fueron mínimos. “Si hubiéramos utilizado el sistema antiguo, habría sido necesario que alguien viera el agua salir por debajo de la puerta para poder solicitar ayuda. El fontanero que arregló la avería indicó que si no hubiera sido por nuestro sistema la casa habría quedado completamente destruida”, explicó Griggs.

Ese mismo mes se rompió una tubería que pasaba por el fondo de un arroyo oculto bajo 15 cm de nieve. CCRWC perdió cerca de 4000 litros (1000 galones) por minuto, y alrededor de 100 clientes sufrieron fugas por rotura de tuberías con caudales que iban desde 400 litros (100 galones) hasta casi 7000 litros (1800 galones) por hora. “Identificamos las fugas inmediatamente. Si no hubiéramos podido localizarlas, nos habríamos quedado literalmente sin agua. Estábamos perdiendo agua a un ritmo superior al que podíamos suministrarla”, añadió Gray.

CCRWC también ofrece ahora a sus clientes la posibilidad de controlar mejor su consumo de agua. Se montó en cada contador una nueva válvula que permite el corte del suministro por parte del cliente, con un coste aproximado de 11 USD por unidad. Los clientes pueden cortar el agua cuando se van de vacaciones, para hacer obras o para dejar de desperdiciar agua si se produce una fuga. “Se ahorra tiempo y dinero si el cliente puede cortar el agua en lugar de tener que esperar 30 o 40 minutos a que venga el técnico, o incluso más tiempo si el cliente vive en un lugar alejado; y también ahorra dinero la empresa”, explica el jefe del proyecto Ray Wallace.

“El sistema FlexNet es tan fiable que nos permite emitir facturas en ciclos de 30 días. Cuando la lectura de los contadores era manual, entre festivos y días de mal tiempo a veces no podíamos realizar las lecturas, y las facturas abarcaban periodos entre 27 y 35 días”, comentó Gray. “Para nuestros clientes que tienen ingresos fijos, esto era un problema. Pero ya no son así las cosas”.

Griggs afirma que los agentes de atención al cliente también disfrutan de las ventajas humanas del sistema FlexNet. “Los clientes nos llaman para darnos las gracias por avisarles de la presencia de fugas. Antes, nuestro personal de oficina se dedicaba únicamente a cobrarles las facturas, pero ahora están en condiciones de ayudarles”.

Otro beneficio para las personas es que tres entidades se han unido para proteger el medio ambiente. CCRWC se ha asociado con las ciudades vecinas de Cheraw y Chesterfield para colocar las torres. CCRWC ha conseguido que estas dos ciudades le permitan usar sus depósitos de agua para colocar las antenas a cambio de que les permitan compartir las antenas y las torres TGB.

“Estoy firmemente a favor de la regionalización. Nuestra entidad es la prueba fehaciente de que la regionalización funciona, las ciudades pequeñas pueden ganar más dinero y disfrutar de más ventajas si utilizan sistemas regionales. Las otras dos ciudades nunca habrían podido utilizar FlexNet sin asociarse con nosotros, y les hemos dado una cobertura del 100 por cien a un coste razonable”, explicó Gray.

 

A largo plazo, no existe ningún motivo por el que empresas de suministros próximas no podrían utilizar nuestras torres y nuestro sistema. Me gustaría que toda la región disfrutara de la cobertura total de FlexNet. Podríamos compartir antenas, ahorrar dinero y reducir el impacto ecológico”, añadió Gray. “Con esta tecnología somos económicamente viables, podemos mantener tarifas bajas y servimos mejor que antes a los clientes.

 

Pero Gray también se apresura a dejar claro que el sistema FlexNet depende de lo que aporte el personal de la empresa de suministro. “Si no se gestiona el sistema a diario para detectar fugas, manipulaciones, consumo no autorizado, etcétera, el sistema no aprovecha todo su potencial. Solamente se aprovecharía una décima parte de las ventajas. El auténtico valor del sistema no son las lecturas mensuales, sino todos los pequeños detalles que marcan la diferencia en la incorporación de este sistema de recopilación de datos”.

Gracias a FlexNet, CCRWC tiene previsto implementar una serie de nuevos programas. Quiere ser la primera empresa de agua de Estados Unidos en ofrecer la opción de prepago y la notificación automática cuando el cliente está a punto de alcanzar el consumo de agua estipulado. Está previsto cambiar los buzones para depósito de pagos con quioscos que permitan ver saldos en tiempo real, pagos y otra información.

“Estamos decididos a aprovechar todas las capacidades de nuestro sistema AMI para beneficio de nuestra empresa, nuestros clientes y el medio ambiente”, añadió Gray. Y, según parece, la labor de CCRWC no está pasando desapercibida. Gray indica que los funcionarios del organismo de desarrollo rural del gobierno están tan impresionados con el funcionamiento del sistema FlexNet que quieren destacarlo en su publicación, donde se reconoce la calidad de la gestión del suministro de agua y el ahorro de recursos.

(Publicado en 2010)

 

Descargar PDF

Contacto

¿Alguna pregunta? Nuestra plantilla de expertos puede ayudarle a encontrar la respuesta. Haga clic abajo para ponerse en contacto con nosotros o buscar una oficina cercana.

Contacto

Please select your preferred language:

English Deutsch Français 日本語 Español 简体中文