Para una mejor experiencia, mantenga su navegador actualizado. Compruebe aquí las versiones más recientes.

Estudio de caso real

El concejo de Monaca da un paso adelante en su apuesta por la sostenibilidad

Pensilvania: Un ayuntamiento instala una red de agua inteligente (Smart Water Network)

Situada apenas a 40 km (25 millas) al noroeste de Pittsburgh, Monaca es una pintoresca localidad de casi 6000 habitantes. Quizás sea una comunidad pequeña, pero su compromiso con la sostenibilidad es claro como el agua.

Con ayuda del Programa por un Pittsburgh Sostenible, el concejo analizó sus prácticas medioambientales a fondo y descubrió que había margen de mejora. El gerente del concejo, Mario Leone Jr., no solo es partidario de las mejoras en la sostenibilidad, sino que además cree que su comunidad puede ser un ejemplo para otras.

Premiado con una estrella de oro del Programa de Comunidad Sostenible del Sureste de Pensilvania, el programa no ha podido empezar con mejor pie.

El desafío

Una de las oportunidades clave para mejorar la sostenibilidad es el sistema de distribución de agua del concejo. El sistema estaba obsoleto y eran frecuentes las fugas, así que el concejo tenía claro que había que cambiar a una tecnología nueva y moderna que aumentara la productividad, mejorara la precisión de la facturación y ahorrara dinero.

Para empezar, el concejo renovó 6 kilómetros (20 000 pies) de tuberías para reducir las roturas y mejorar la presión y la calidad del agua. A continuación, integró una solución de red de agua inteligente de Sensus. Había que cambiar 2438 contadores de agua e instalar una red de comunicaciones de base fija con un sistema de infraestructura avanzada para contadores (AMI). Se conectó el sistema multiaplicación FlexNet® de Sensus, junto con la detección de fugas de Permalog, a los contadores de agua SRII y iPERL™.

El concejo de Monaca no podía permitirse el lujo de esperar a que las fugas afloraran y se puso manos a la obra; necesitaba encontrar socios y productos que le ayudaran a superar cinco desafíos clave:

  1. Reducir el tiempo y los costes de mano de obra, de equipamiento y de transporte
  2. Reducir los costes de reparación mediante una localización precisa de las fugas
  3. Reducir los costes de depuración (productos químicos, electricidad y equipamiento)
  4. Reducir costes de responsabilidad civil (socavones, riadas, etcétera)
  5. Mejorar la confianza de los clientes

Con las nuevas tuberías y la red de agua inteligente, el concejo tiene previsto ahorrar 2,6 millones de USD hasta 2026. Como indicaba Leone a un periodista del Pittsburgh Post-Gazette, «Quiero defender bien el medio ambiente. Quiero una comunidad sostenible para mis hijos. Pero el factor más importante es el económico».

Los resultados

monaca-case-study-14th-street-waterfall-crop

La catarata de la calle 14 resultó ser un despilfarro de dinero y de agua que no se detectó hasta que se utilizó tecnología de detección de fugas.

El manantial y la catarata de la calle 14 era uno de los símbolos del pueblo desde siempre. La catarata estaba en un lugar apartado de un monte, y era muy conocida aunque no era fácil llegar a ella.

Pero resulta que el manantial no era un fenómeno natural, sino una conducción rota bajo tierra; una fuente de despilfarro de dinero y agua que no se descubrió hasta que se utilizó la tecnología de detección de fugas. De hecho, el sistema de detección de fugas Permalog de Sensus FlexNet™ avisó al concejo de la existencia de esta fuga y de otras ocho a los pocos días de su puesta en funcionamiento.

«Esa fuga tenía ya años de antigüedad», explicó Leone. «Nadie sabe exactamente cuándo empezó, pero calculamos que debe de tener más de 20 años de antigüedad».

Con esta fuga se perdían cerca de 750 000 litros (200 000 galones) de agua cada día, y Leone calculó que el concejo había perdido unos 5000 millones de litros (1460 millones de galones) de agua en el transcurso de esas dos décadas. Pero ahora las cosas han cambiado.

Se arregló la fuga y se ahorró agua, pero esto fue simplemente un paso adelante en el proyecto de construir una comunidad más sostenible. Porque quedaban más ventajas por aparecer. Monaca tenía registrados 2221 clientes de agua. Tras instalar todos los nuevos contadores de agua, el concejo descubrió que en realidad eran 2412 los clientes: ¡se habían pasado por alto 191 cuentas! «Es imposible gestionar lo que no se mide, y no se puede medir lo que no se gestiona», explicó Leone.

 

Tenemos muy claro que esta tecnología se amortiza sola.

 

Las fugas se detectan mejor, los contadores se leen a distancia… el presupuesto del concejo en gastos de suministro, horas extraordinarias y sustancias químicas no ha dejado de caer desde que instalamos la red de agua inteligente.

Hoy en día, el concejo dispone de un método contrastado para mejorar la eficiencia en la lectura de los contadores, reducir los gastos de la empresa y reforzar la atención al cliente. Pero siempre quedan cosas que pueden mejorar en el futuro. Monaca aspira a utilizar sus lecturas de contadores en tiempo real para catalizar la protección medioambiental, y para ello quiere ofrecer los datos en un portal de clientes en línea al que los vecinos pueden acceder para supervisar y gestionar sus consumos de agua.

Para Monaca y para las comunidades a las que espera influir, para alcanzar el éxito es necesario actuar. «Para que nuestras iniciativas medioambientales sean sostenidas, no solo tenemos que comunicarnos y educar a otros municipios, sino que tenemos que actuar con el ejemplo», dijo Leone.

 

Las fugas al final acaban aflorando por alguna parte, pero ¿podemos permitirnos el lujo de esperar a que se manifiesten? – Mario Leone Jr., gerente del concejo

 

Descargar PDF

Contacto

¿Alguna pregunta? Nuestra plantilla de expertos puede ayudarle a encontrar la respuesta. Haga clic abajo para ponerse en contacto con nosotros o buscar una oficina cercana.

Contacto

Please select your preferred language:

English Deutsch Français 日本語 Español 简体中文